lunes, 16 de junio de 2014

14 de junio: crónica de La Feria del Libro de Madrid

 
¡Hola a todos!
 
¡Y llegó el día!
 
El 14 de junio, sábado, tuve el inmenso placer de estar en el stand de Algar editorial presentando y firmando ejemplares de mi novela "El misterio de la fórmula robada", perteneciente a la colección Calcetín Rojo, número 92 y cuyo enlace con la página de la editorial podéis visitar haciendo click justo aquí.




En pocas palabras...

¡FUE UN DÍA ESTUPENDO!

Por suerte, el tiempo acompañó con una buena dosis de calorcito y no hubo ni cielos grises ni lluvias de diez minutos que molestaran a nadie.
 
La primera sesión fue por la mañana, a partir de las once. Después de dar una vueltecita por la Feria por aquello de calmar nervios, me presenté en el stand de Algar a la hora prevista. Allí me esperaban las encargadas y representantes de la editorial, Marta y Julia, que lo tenían todo preparado. Poco a poco, los niños, acompañados de sus padres, madres, abuelos y abuelas comenzaron a pasarse y, rodeado por unas buenas vibraciones considerables, comencé a firmar. Os dejo unas cuantas fotos.
 



Firmando que es gerundio...
 
 




Una pequeña pausa para comer y estirar las piernas (cosa que todos necesitábamos) y, de nuevo, a la carga por la tarde a partir de las cinco. El buen tiempo, acompañado de momentos de airecito fresco, hizo que muchos se animaran a pasar por la Feria y dar una vueltecita, cosa que en el stand agradecimos de todo corazón. Eso sí, la botellita de agua fría también fue de gran ayuda.

Charlando con una futura lectorcita.

Estar en una feria te da la oportunidad no solo de firmar ejemplares (que, claro está, bien viene), sino de hablar con los visitantes. Tanto adultos como niños no se lo pensaron dos veces en acercarse a charlar. Así, entre otras cosas, un niño me preguntó en qué me había basado para la idea del libro o una mami quiso saber de dónde sacaba tiempo para dedicarme a escribir. ¡Y yo, por supuesto, encantado de responder y charlar con todo el que quisiera! ¿El resultado? Este:

Con todos ustedes, un tipo FELIZ.



¿Qué puedo decir?
 
GRACIAS a todos los os pasasteis por allí y me hicisteis el honor de fijaros en mi libro. Sin duda, fue un placer enorme para este que escribe y, desde luego, me disteis fuerzas para seguir en la brecha y continuar pensando en nuevas historias para que (¡espero!) un día pueda compartirlas con todos vosotros.
 
Y, por supuesto, mi más especial y sincero agradecimiento Marta y Julia, dos anfitrionas de lujo que me hicieron sentir como en casa y con las que tuve la enorme suerte de compartir stand, charlas sobre literatura y experiencias varias y propias del oficio. ¡MUCHAS GRACIAS!



Pues esto ha sido todo. Un día genial, inolvidable y, sobre todo... ¡inmortal!

¡Nos leemos!



4 comentarios:

  1. ¡Hola, Israel!

    Me alegra ver que tu experiencia en la Feria del libro ha sido más que buena. ¡Muchas felicidades! Son este tipo de experiencias que nunca se olvidan y ver que tanto los más mayores como los más pequeños muestran interés por tus historias es todo un regalo. Espero que haya muchas más firmas y ferias en el futuro :)

    ¡Nos leemos y felicidades otra vez!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!

      La verdad es que las cosas fueron muy bien: conocí gente nueva, tuve la oportunidad de hablar con los lectores, y, encima, tuve una buena ración de firmas. Vamos, ¡que fue un día fantástico!

      ¡Muchas gracias y nos leemos!

      Eliminar
  2. ¡Hola, Israel!

    ¡Felicidades! Hizo un día estupendo para que la gente se animase a pasear por la feria. Si ya es una gozada y una gran oportunidad poder hablar con los "pequelectores" en los colegios que visitas, este día tuviste que estar flotando. Una experiencia que no olvidarás y la cual contribuye a contar una nueva historia en tu vida: "Erase una vez un escritor..." a partir de aquí la historia se escribe con ilusión, cariño y poco a poco.

    ¡Nos leemos!
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola,Mari Carmen!

      Tú lo has dicho: ¡tooooda una gozada! La verdad es que ni yo mismo término de creerlo.
      Flotando es poco; más bien me sentí en una galaxia muy, muy lejana (...) pero, oye, yo tan a gusto y feliz. Los chavales, encantadores. Los padres muy simpáticos y la compañía fenomenal. Vamos, más no se puede pedir. Eso sí, sigo en la brecha, trabajando en nuevas obras y retocando otras. A ver si en un futuro no muy lejano, puedo compartirlas. Con ánimos así, te aseguro que es muuucho más fácil.

      ¡Muchas gracias y nos leemos!

      Eliminar