sábado, 25 de enero de 2014

La Máquina Cambiante visitó el colegio Nuestra Señora del Carmen


¡Hola a todos!
 
Aquí os traigo la crónica de la visita que, con La máquina cambiante bajo el brazo,  hice el 24 de enero. Esta vez, tuve el honor de ser invitado por el colegio Nuestra Señora del Carmen, que está en Villaverde Alto y que, dicho sea de paso, ¡se trata de uno de los colegios más grandes que he visto!
 
A eso de las ocho y veinte de la mañana, dejé el coche aparcado y me limité a pasear, acera arriba, acera abajo, mientras veía cómo los alumnos, padres y profes iban llegando. Muy bien, nervios calmados y mente  lista. Como las clases empezaban a las nueve, a eso de menos cuarto entré, me presenté... ¡y a por ello!
 
En esta ocasión, La máquina cambiante ha sido leída por alumnos de quinto. Estupendo, ya que, las veces que he ido a otros coles, lo hicieron en el segundo ciclo, es decir, tercero y cuarto de Primaria. Con esta visita, me he estrenado en el tercer ciclo. Y con tres clases, nada menos: 5ºA, 5ºB y 5ºC.
 
El plan fue el mismo en todas las clases. Al tener un horario determinado (una hora con cada grupo), la visita se dividió en dos partes. En primer lugar, una charla acerca del libro, cómo se me ocurrió la idea, anécdotas relacionadas con él y, una cosa que suele sorprender mucho a los chicos, cómo pasa un manuscrito de ser un proyecto personal a un producto listo para vender en las librerías.

 
 
 
 
Cuando les explico que un libro hay que escribirlo, sí,  pero, también, reescribirlo muuuuchas veces, cosa curiosa, el silencio que se hace en la clase es impresionante.
 
 
 


Después de esta presentación, toca mi parte favorita: los niños y niñas se convirtieron en periodistas todoterreno y me bombardearon (¡por suerte para mí!) con todo tipo de preguntas, algunas de ellas, muy, pero que muy agudas e interesantes.
 

Chicos, ¡todo vuestro!
 
 
 


Aquí, debo decir que no solo demostraron que leyeron el libro, y con  mucha atención además; también pude comprobar que son unos escritores en potencia. Por eso, al enterarse de que una segunda parte estaba en marcha, me propusieron argumentos pero que muy interesantes para una tercera parte. Eso sí, me dejaron claro que, a parte de la acción y aventuras, les encantaba el toquecito de romance que toda historia debe tener ¡porque en todas sus opciones alguien se casaba! Genio y figura...

En plena charla.


Y, por supuesto, el final viene coronado por la sesión de firmas. Decir que firmé mucho es quedarse corto. Y, como anécdota, no solo estampé la firma (con su correspondiente dibujito) a los alumnos y alumnas. ¡También me pidieron para sus madres y abuelas! Yo, claro, encantado...

 
 
Aunque no lo creáis, yo estoy debajo de todo eso...
 


Pues esto ha sido todo. Como podéis ver, me lo pasé genial, la mañana voló a la velocidad de la luz y fue una gozada comprobar que La máquina cambiante, sus situaciones y personajes gustaron a los alumnos y, lo digo con total humildad, también a los profes.
 
Desde aquí mi mas sincero y profundo agradecimiento a las tutoras y tutores de quinto curso y a la dirección del colegio por hacerme el honor de tener en cuenta mi libro e invitarme a pasar una mañana estupenda con ellos. Y, cómo no, gracias especiales a David por acordarse de mí y brindarme esta oportunidad.
 
 
!Súper foto panorámica!
¡Y, mientras, no dejaban de preguntar!




¡Hasta la próxima y felices lecturas!

4 comentarios:

  1. ¡Hola, Israel!
    Qué gozada ver que los chavales leen y además con atención y gustándoles.
    Y aún sigo quedándome en silencio y sin palabras cada vez que recuerdo o me dicen que reescriben muuuuchas veces todo para que el producto final sea lo mejor.
    No sabía que 'La máquina cambiante' iba a tener una segunda parte, eso suena ¡genial!, pues quiere decir que está teniendo éxito entre sus "pequelectores". Seguro que has cogido un millón de ideas, pues aunque pequeños, ellos también pueden enseñar mucho a una persona.
    ¡Menuda experiencia!
    ¡Felicidades!

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Mari Carmen!

    Pues sí, como puedes ver, estoy muy contento de que a los chicos les haya gustado. La verdad es que estoy encantado con el resultado de la visita, sobre todo, porque cuando cuento a los chicos los entresijos de escribir, las anécdotas y todo lo que supone, se quedan muy sorprendidos.
    La segunda parte, que tiene (de momento) el título de La máquina voladora está despegando (de hecho, ahora mismo, estoy con ella) y ardo en deseos de verla convertida en libro (como decía Yoda. "Control, control...")
    En cuanto a si me dieron ideas... ¡te aseguro que un millón es una cantidad que se queda corta" No solo me ofrecieron argumentos; también posibles alternativas buenísimas que, de veras, apunté porque eran oro puro jejejejeje.
    ¡Muchas gracias por tus palabras!

    ¡Nos seguimos leyendo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, Israel!

    Hel leído el comentario de Mari Carmen y no podria estar más de acuerdo con ella. Hoy en día cuando le hablas a algún niño sobre un libro no saben que responder y cuando encuentras a alguno con el que puedes compartir impresiones sobre una historia, es una auténtica gozada. Me alegra que te hayas encontrado con unos niños tan aplicados y que se hayan interesado por tu libro y tus futuros proyectos :)
    Por lo que he visto en las fotos, parecían ser todo oídos :) ¡Felicidades!

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Laura!

      Tú lo has dicho: toda una gozada. Los chavales se mostraron muy atentos y los profes, encantadores. Espero que, en el futuro, pueda seguir compartiendo proyectos. La cuestión es trabajar, trabajar y más trabajar. Luego, la recompensa es descomunal jejejejejje.

      ¡Muchas gracias y, claro está, nos seguimos leyendo!

      Eliminar