miércoles, 27 de marzo de 2013

La Máquina Cambiante en el colegio Calypo (Casarrubios del Monte, Toledo)



¡Hola!


Hoy 27 de marzo, he tenido el enorme placer (creo que esta palabra se queda un pelín corta) de visitar el colegio Calypo, que está en Casarrubios del Monte, en Toledo. Allí, he hecho la presentación de La Máquina cambiante, además de más cosas... ¡y todas ellas muy divertidas!

Decir que me lo he pasado bien es decir muy poco. ¡Ha sido una experiencia increíble desde el comienzo hasta que (muy a mi pesar), ha terminado. Desde que he llegado a eso de las nueve menos algo de la mañana, hasta que las clases han terminado (hoy era su último día de trimestre), tengo que decir que no he parado... ¡y lo digo con mucho gusto! Os dejo unas cuantas fotos (espero que las profes me manden más y así las colgaré en cuanto las tenga) y una breve crónica de esta fantástica visita...

Para empezar, imaginad mi sopresa cuando me he encontrado con un montón de carteles colgados en la pared donde se anunciaba que servidor iba a acudir para hablar del libro, hacer un taller y firmar ejemplares...













¡Alucinante!

La sesión ha durado toda la mañana; primero los alumnos de Tercero de Primaria (dos clases) y después los de Cuarto (otras dos) Todo hay que decirlo: una gozada de clases. Todos los niños muy atentos, educados y muy respetuosos. GRACIAS a las profesoras y profesores por el trabajo tan bueno que hacen y que he notado nada más pisar las aulas.

Los primero ha sido hacer una pequeña presentación de cómo y por qué me dedico a escribir libros para niños. Después, les he explicado cómo me inventé y redacté la historia de La Máquina Cambiante. Y debo decir que han escuchado muy, pero que muy atentos.

Acto seguido, ambos cursos me han bombardeado con un montón de preguntas (me he sentido como toda una estrella) a modo de entrevista. ¡Y menudas entrevista! Cada alumno llevaba preparadas unas cuantas preguntas que ha sido un placer contestar; todas ellas muy buenas, muy agudas y muy, pero que muy interesantes.

Después, ha tocado el momento de hacer un taller de escritura. Hemos hecho dos; uno con cada curso. En Tercero, les he pedido que inventen una máquina como si fueran inventores en la Feria de Inventores del Reino, cosa que sucede en el libro.


Los alumnos de Tercero.

¡Y menudas máquinas! ¡Cada una más increíble que la anterior! He podido conocer la Máquina de la bondad (que separa la parte buena de la mala de cada uno), La máquina de hacer monos radioactivos (¡¡¡!!!), La máquina fusionadora, para fundir animales, personas y al mismísimo Batman...

Os dejo unas cuantas fotos. Si no lo notáis os lo digo yo: ¡a los chicos les salía humo de las cabezas de tanto pensar!


Los chicos de tercero pensando.

¡Todo unos inventores dignos de la Feria Anual de Inventores del reino!

Esta máquina sería una gozada.

¡Y venga a pensar...!

Alguno de los (fantásticos) proyectos que han ideado...

Diseñando...

¡Trabajo en equipo!

Pensando, imaginando y razonando...

Inventores en toda regla.

Por supuesto, hay que describir qué hace la máquina...

Los diseños pasados a limpio...


Vamos, ¡la envidia de cualquier inventor!

Con los chicos de Cuarto, el taller ha sido diferente: 


Profes y alumnos de Cuarto.

Les he pedido que me cuenten la historia de La Máquina Cambiante... cambiando alguna cosita. Así, un grupo ha hecho que el profesor Torrón y Escorbuto sean los malos. Otros han hecho que la máquina del profesor traiga a un cavernícola desde la edad de piedra... ¡con dinosaurio incluido! Otros han cambiando a Willy por un cocodrilo, con lo que la historia variado muchísimo sin dejar de ser muy divertida. Ahí van unas cuantas fotos:


Despacito y buena letra...

¡Así da gusto!

Todos aportan su granito de arena.
Original, ¿eh?

¡Mirad qué pedazo de diseño!

Escritores... e ilustradores. ¡Artistas completos!

Aquí todos están concentrados.


Y, aquí, posando.

Y, de remate, una sesión de firmas. Mejor dicho: ¡una súper-mega-sesión de firmas! He firmado tantos libros que he perdido la cuenta. ¿Es todo? ¡¡NO!! También he estampado mi firma en los carteles que han hecho en clase y... ¡HASTA EN MANOS Y BRAZOS DE ALGUNOS ALUMNOS! ¡Como lo habéis leído! Reconozco que me ha encantado y, aunque la mano me dolía de tanto firmar, debo decir que ha sido increíble.

Pues eso ha sido todo. Como ya os he dicho, cuando reciba más fotos, las colgaré. Eso sí, me gustaría volver a repetirlo: MIL GRACIAS a todos y cada uno de los miembros del colegio Calypo. Me han hecho sentir como en casa durante un día inolvidable. Os lo prometo: haré lo que pueda para volver en el futuro.

¡¡FELICES LECTURAS!!



 La máquina cambiante.

La máquina cambiante.
Autor: Israel Campos.
Ilustrador: Virginia Garrido Millán.
Babidi-Bú Libros.
Colección La Osa menor Rosa, número 3


No hay comentarios:

Publicar un comentario