miércoles, 27 de julio de 2016

Ilustración: Hombre de ninguna parte


¡Hola a todos!

Hoy quiero presentaros a un nuevo amigo que he hecho.

El caso es que iba yo por la calle, paseando tan tranquilo, cuando, sin querer, choqué con él (o él lo hizo conmigo porque, con esas gafas redondas y oscuras...) Total, que me sorprendí mucho al ver su aspecto. Él, que lo notó, y sin enfadarse, me explicó que era su ropa de viaje.

-Ah, pero viaja usted mucho- dije yo.

-¡Huy sí! Y, si usted me lo permite, ya que hemos chocado, me encantaría hablarle de mis viajes mientras tomamos un granizado de limón.

Yo dudé pero, no sé por qué (creo que fue por culpa de su sombrero), acepté.

¡Fue una tarde estupenda! Me contó que paseó por la Gran Muralla China mientras hacía pompas de jabón, que tomó té con la Reina de Inglaterra o que subió a la Torre Eiffel y lanzó avioncitos de papel desde su cima y los franceses decían "Oh, la lá, Oh, Mon Dieu". ¡Ah, y, también, que atravesó la jungla misteriosa y bailó un rock con un gorila muy bailón!






El caso es que las horas pasaron hasta que me dijo que tenía que darse prisa porque en Liverpool (que es un puerto en Inglaterra) le esperaban dos jóvenes músicos que habían prometido escribirle una canción. A uno de ellos, le iba a regalar unas gafas redondas como las suyas; al otro, un cuaderno para zurdos donde pudiera escribir canciones y melodías.

Por eso, nos despedimos muy amigos y le deseé lo mejor. Cosa curiosa, entre unas cosas y otras no le pregunté el nombre, así que le llamaré Nowhere man.

¡A ver si volvemos a vernos, amigo!

Y, de verdad, me encantaría escuchar esa canción de esos dos jóvenes de Liverpool...


¡Felices lecturas!

10 comentarios:

  1. ¡Vaya despiste, Israel! Deberías haberle preguntado el nombre a ese señor tan misterioso, pero bueno, el nombre de Nowhere man le viene como anillo al dedo; de todas formas, se llame como se llame, espero que sea el personaje de un nuevo libro.
    Por cierto, he decidido ampliar mi biblioteca con el Misterio de la fórmula robada y La máquina cambiante, los pediré por internet.
    Aprovecho para felicitarte por el éxito que tuviste en la Feria del Libro, ¡qué nivel!

    ¡Un saludo!
    Lu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Lu!

      Pues sí; un despiste de los gordos por mi parte. Sigo diciendo que la culpa la ha tenido ese sombrero, que parecía hipnótico. Y luego, las historias tan interesantes que me ha contado... En fin, que la próxima vez se lo pregunto.
      ¡Muchas gracias por tus ánimos con respecto a la Feria del Libro! la verdad es que estoy muy contento con el resultado.
      Es un placer que mis libros aumente tu biblioteca. ¡Espero que te gusten! y, si un día te los puedo dedicar, te aseguro que será un honor para mí!

      ¡Gracias de nuevo y nos leemos!

      Eliminar
  2. ¡Hola, Israel!

    ¡Qué personaje tan misterioso! No me extraña que se te haya olvidado preguntarle su nombre, seguro que sólo te fijabas en el sombrero, jejeje. Bueno, si viaja tanto puede que te lo vuelvas a encontrar de nuevo y te contará más historias interesantes sobre sus viajes.
    Por cierto, ¿cómo va tu nuevo libro? Seguro que con poder de imaginación muy bien :)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Mari Carmen!

      Pues sí, el amigo es tooodo un personaje. A ver si vuelve por aquí y me cuenta más cosas.
      El libro va bien. Después de la Feria, genial. Eso sí, ahora mismo me pillas dando el toque final a tres más, así que a ver si hay suerte y vienen buenas noticias. Además, ahora, en veranito, hay muuuucho más tiempo para escribir, con que espero meterme en nuevos proyectos y corregir otros. Ya te voy contando.

      ¡Gracias y nos leemos!

      Eliminar
  3. Hermoso lo que hace...........leer es maravilloso te hace viajar jajajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Myriam! Veo que opinamos igual acerca de la lectura...

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  4. ¡Curioso personaje! Seguro que sabe historias para no acabar. Espero que vuelvas a toparte con él y nos cuentes más de su vida ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      ¡Decir curioso es poco! Digamos que es un tipo... peculiar. En cuanto le vea de nuevo, le invito a un té y que me cuentes más cosas, que seguro tienes muchas guardadas en el tintero.

      ¡Muchas gracias!

      Eliminar