domingo, 8 de marzo de 2015

La hija de la noche


Muy buenas, amigos.

Hoy os traigo otra recomendación de la escritora Laura Gallego que, como supongo sabes (y, si no, te lo digo yo) está especializada en el género juvenil y, dentro de este, en la novela fantástica. Si miras en la columna que hay a la derecha, en el apartado de "Mis lecturas para que leas", podrás ver que he hablado de otros libros suyos. Esta es su portada.






Imagina un pueblo situado en Francia llamado Beaufort. tiene de todo: ganaderos, médicos y, sobre todo, mucha vecina cotilla de las que siempre están hablando de los demás y metiendo sus narices donde no les importa. Y están de enhorabuena en el arte del cotilleo porque un caserón viejo y abandonado ha sido ocupado por una joven, Isabelle, que es muy bella, muy callada y, también muy pálida y siempre parece tener heridas en las muñecas. Súmale que tiene un criado que casi no habla y es grande como una casa que se llama Mijaíl que no la deja ni a sol ni a sombra. ¿Más? Sí, claro, porque, muy pronto, hay ciertos animales que aparecen muertos, con una pequeña mordedura a los que parece que les han chupado toda la sangre. Si a eso le añades gritos en la noche y extraños ataques por una criatura más rara aún, el misterio está servido. Menos mal que Beaufort, a parte de cotillas, ganaderos y gente rara, también tiene un gendarme muy aplicado, Max Grillet, que se encargará de investigar el caso e interesarse por la bella y pálida Isabelle.

Como puedes ver, una historia de lo más interesante que, como en muchos libros de la autora, contiene alguna que otra sorpresita que va  a hacer que pases las hojas sin que te des cuenta hasta que termines el libro. Son, a fin de cuentas, ciento noventa y seis páginas que, sin duda, te invito a leer y disfrutar.

Por cierto, a lo largo de la trama se hace referencia a un detective muy famoso y su ayudante. Como es elemental, te desafío a que lo descubras.

Esto ha sido todo. Si te gusta el misterio con su toque justo de fantasía, sin duda, este es tu libro.

¡Felices lecturas!


No hay comentarios:

Publicar un comentario