viernes, 8 de agosto de 2014

Mi amigo Alonso.

 
¡Muy buen viernes a todos!
 
Os voy a contar una historia muy curiosa que me ha pasado.
 
Veréis, estaba yo tan tranquilo, dando un paseíto por la Mancha, cuando entré en una posada y conocí a un señor muy simpático que se llamaba don Alonso; Alonso para los amigos. Pues bien, me contó que, a parte del buen comer, lo que le gustaba por encima de todo era leer. Ya solo con esto nos hicimos amigos porque yo, de comer, poco, pero de leer, mucho. Resulta que era un fan de los libros de caballerías, cosa que me encantó al momento. Y hablamos y hablamos y nos caímos muy simpáticos. Tanto fue así, que me invitó a su casa a conocer su biblioteca!
 
¡Y qué biblioteca, amigos! ¡Qué delicia! ¡Libros por todas partes! Alonso se los conocía que daba gusto y hasta me relataba páginas enteras. Y yo, más feliz que una perdiz.
 
Pero, y aquí está lo más importante, me dijo que tenía un plan secreto: vestirse de caballero, hacerse con un caballo y salir en busca de aventuras. Yo le miré con los ojos abiertos como platos pero no dije ni pío.
 
- ¿Y bien? - me preguntó-. ¿Qué te parece la idea, mozalbete?
- ¡Pues que es una idea descomunal, por el Yelmo de Mambrino! - respondí yo.
 
Dicho y hecho. Me enseñó su armadura, el caballo (algo flaco, pero bonito) y su lanza. ¡Y eran preciosos! La fatalidad es que le pregunté si necesitaba un escudero porque yo estaba dispuesto a acompañarle en sus viajes pero me dijo ya había hablado con uno. ¡Pardiez! Luego, me invitó a comer en compañía de su bella sobrinita y hablamos de caballerías, de aventuras y del malvado Sabio Frestón.
 
Pues eso ha sido todo. Nos despedimos con una abrazo de los buenos y hasta me regaló un libro (de caballerías, claro) Pesándolo bien, creo que mi amigo Alonso ha sido el primer friki de la Historia. ¡Espero que nos encontremos algún día y, si se hace famoso, leer sus aventuras!





¡Felices lecturas!

4 comentarios:

  1. ¡Hola, Israel!

    ¡Madre mía cuantos libros de aventuras habrá leído! La verdad es que sí que estaba obsesionado el hombre con las aventuras de caballerías. Y ¡qué gran aventura vivió él con su escudero!
    Compañero, que gran entrada para intorducir a nuestro gran clásico "El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha", la verdad es que lo he leído ya unas cuantas veces, y siempre se descubre algo nuevo que habías pasado por alto.
    La ilustración es ideal: Dulcinea, el gigante y los molinos... está genial.
    Felicidades por esta entrada.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola, compañera!

    Pues sí; aquí mi amigo ha leído un montón de libros y te aseguro que su pasión es muy contagiosa. Si no fuera por el tal Sancho ya me hubiera agenciado un burro para hacer de escudero. ¡Qué le vamos a hacer! Yo, si algún niño se interesa por don Quijote leyendo esta entradita, me doy por satisfecho.

    ¡Muchas gracias por tu ánimo y palabras!

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, Israel!

    Me ha encantado este pequeño gran homenaje a Don Quijote :) ¿La ilustración es tuya? Es fantástica :D

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!

      Sí, la ilustración es mía. Siempre quise hacer algo con don Quijote así que, aquí vamos... ¡Ahora me gustaría hacer algo con ese escudero que se me ha adelantado!

      ¡Gracias y encantador de que te guste!

      ¡Nos leemos...!

      Eliminar