lunes, 21 de julio de 2014

Ilustración: Para ti, señor vampiro.

¡Muy buenas a todos!
Ni este señor se esperaba ver a la niñita ni ella a él. La verdad es que, al principio, fue un momento un poquito tenso. A fin de cuentas, ¿cuántas veces un vampiro recibe un regalo así? Y, la verdad, ¿cuántas niñas conoces que regalen una flor a un vampiro?
Lo curioso es que yo, que conozco a muchos de ellos (todos buenos, claro. Con los vampiros ocurre lo que sucede con las personas: los hay buenos y otros no tanto), sé de buena tinta que les encantan las flores, un buen libro y el chocolate. Por eso, después de este encuentro, los tres (porque yo me uní, claro), nos fuimos a tomar un delicioso chocolate con churros mientras el señor vampiro, que se llama Vladimiro, nos contaba historias de amores, aventuras y misterios de su país que, como seguro que eres muy listo, sabes cuál es.
¡Felices lecturas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario