viernes, 23 de agosto de 2013

El Mago de Oz


¡Hola a todos!


Hoy os traigo un libro  escrito por el señor Frank Baum en 1900 y que es uno de mis favoritos que no me canso de releer. Estoy seguro de que habrás oído hablar de él, bien por la novela en sí o por las adaptaciones al cine que se han hecho a lo largo de los años.



El Mago de Oz es una obra maestra llena de emociones y situaciones divertidas en las que su protagonista, Dorothy, se ve transportada por un tornado a la maravillosa tierra de Oz donde le esperan muchas aventuras. Y, claro está, no se pueden viajar por un  mundo extraño (y maravilloso) sola. Por eso, acompañada de su perrito Toto, conocerá al Espantapájaros (que está muy cansado de espantar cuervos), al Leñador de Hojalata (que necesita ser engrasado) o al León (que es todo un cobarde) Juntos irán a la fantástica Ciudad Esmeralda para hablar con el misterioso Mago de Oz y, de paso, pedirle unos cuantos favores. Pero el camino no será fácil, ya que tendrán que enfrentarse a un campo de amapolas que da sueño, conocer a la Reina de los ratones de campo, enfrentarse a monos voladores o a árboles luchadores y, además...


Hagamos una cosa: yo dejo que leas el libro por ti mismo y me cuentas qué te ha parecido, ¿ok?


Por cierto, se me ha olvidado decirte que tengas cuidado por si en sus páginas te encuentras con cierta bruja muy malvada de Oeste...

¡Anímate! Siempre me ha parecido que esta historia es como una tarta de delicioso chocolate y cremosa nata adornada con riquísimas guindas: deliciosa. Y luego, de remate, ve la una peli de hace un porrón de años (¡ni tú, ni tus padres ni yo mismo habíamos nacido!) que tuvo como protagonista a una niña igual de deliciosa y encantadora: Judy Garland. Eso sí, lee antes el libro y luego ve la peli; así verás los cambios que se hicieron.


¡Felices lecturas!

2 comentarios:

  1. Hola, Israel
    Me encanta esta obra, estoy completamente de acuerdo contigo en su exquisited, tanto en la narración como en los personajes. Y también opino lo mismo, primero debemos leer el libro y luego ver la película que rodó la Metro Goldwing-Mayer del año 1939 con magníficos actores y una excepcional banda sonora. Tanto el libro como la película me encantan.
    ¡Nos leemos!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Mari Carmen!
    Pues sí, libro y película auténticas gozadas que hay que saborear despacito, tomándonos nuestro tiempo y disfrutando de ambas como se merecen.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar