martes, 29 de diciembre de 2015

De la hoja en blanco a la ilustración: ¡Nada de humanos! - Halloween - 2015



¡Saludos!

Hoy voy a enseñaros cómo hice mi ilustración "¡Nada de humanos! - Halloween 2015" y que podéis ver haciendo click en el enlace.

¿Listos?
¡Vamos allá!

Lo primero es la idea. Siendo sincero, lo de la brujita montada en una escoba con un gatito negro al lado está un poquito visto, así que pensé en otra cosa. La idea de un niño hombre lobo vestido de humano y dando un susto de muerte a su padre vampiro se me ocurrió de golpe. No hay que buscar tres pies al gato; cuando las ideas vienen, hay que darles la bienvenida y listos.

Después hay que encajar el dibujo. Mirad; solo son rayas pero me dan idea de cómo y dónde van a estar colocados los personajes. Es muy simple.





El segundo paso es tratar de dibujar a los personajes y sus actitudes. Aquí trato de mover muy rápido el lápiz y dejarme llevar por lo primero que se me ocurra. Una cosa: ¿veis que el chico tiene cara de monstruo? Bueno, como esta es la primera versión lo dejé así. La madre es un homenaje a la peli "La novia de Frankenstein", así que no penséis en Marge Simpson... La cara del desgraciado del padre me hizo mucha gracia y procuré mantenerla desde este momento. ¿Veis el detalle de los murcielaguitos? De eso hablaré luego.





Una vez feliz con el montón de garabatos de arriba, hay que ser limpios. Por eso, usando una mesa de luz fantástica, calco el dibujo a un papel más adecuado, es decir, algo más gordito porque, como voy a usar acuarelas, debe resistir el agua. Si las usas en un folio (los finolis lo llamarán DIN-A4) normal y corriente, verás que se arruga como una uva y queda tan feo como un orco. Eso sí, solo línea a lápiz. Ni sombras ni rayas ni nada, que eso se hará con el color.


Visto así da gusto de lo re-limpio que parece.


Llega lo divertido: el color. Yo uso acuarelas en forma de pastilla porque tardan muuuuucho en gastarse y ofrecen una calidad de color y luminosidad impresionante. Primero, una capa de color muy suave. Luego, sin esperar a que seque, otra capa con menos agua y más color. Si te pasas con el agua, no te tires a la piscina; usa un poco de papel higiénico y, con pequeños golpecitos sobre el dibujo, solucionas la papeleta. El susodicho papel vale para muchas cosas y esta es una.


Sí, la hice un poco feucha a posta, ¿ok?


Lo mismo puedo decir con respecto al niño. ¿Recordáis que, al principio, se le veía la cara? Bueno, luego pensé que, con una máscara, la cosa quedaba más graciosa. Así se deja entrever los pelos de niño-lobo. Toda una frikada mía pero qué le voy a hacer.




El vampiro fue muy agradable de dibujar, sobre todo, las arrugas de la capa. Aquí, el papel higiénico fue de gran ayuda para evitar el exceso de humedad y pintura.





Paso al suelo y los fondos. Muy sutiles, sin demasiados detalles. Cargar los fondos puede hacer que el espectador no se fije en el dibujo principal y la cosa pierda interés y, lo que es peor, el impacto que buscamos. Tanto el fondo como el suelo tienen toques de lápiz de color y pastel pero sin abusar... lo mismo que los vestidos de los personajes. 




Como dije antes, ahora hablaré del detalle de los murciélagos y las líneas cinéticas. Si alguno cree que dibujar líneas cinéticas es fácil y se hace a lo loco mi consejo es que se tire de cabeza por un puente y luego reconsidere el tema. Una línea cinética mal dada, peor dibujada y horriblemente planeada puede dar al traste con todo el dibujo. Por eso, en un trozo de papel sucio, dibujé las líneas y los murciélagos y lo puse encima del dibujo principal para ver qué tal quedaba.




Y mi parte favorita: el entintado.  Esta vez utilicé unos rotuladores calibrados, del 04 y del 08. Ofrecen una línea muy interesante y, además, el negro es muy brillante. Y, sí, fueron de gran ayuda con las líneas cinéticas. Los brillos de la capa y el jersey del niño fueron hechos con acuarela blanca, que es opaca y mola mucho.

Y... ¡se terminó! Este es el resultado.






¿Os ha gustado? Yo espero que sí, así que comparte, cópiate o déjame un comentario. Yo encantado de todo eso y más.

Por cierto, en el cuadro que hay a la derecha podrás ver más procesos en este apartado de "De la hoja en blanco a la ilustración"

¡Hasta la próxima!

Felices garabatos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario